Prensa Energética

El éxito o fracaso empresarial en manos de la gestión energética:

A grosso modo, la eficiencia energética es la relación entre la producción de un bien o servicio y el gasto de energía usado para ello. Con el panorama ambiental actual es bien sabido que el planeta se acerca a un calentamiento global debido a las emisiones de CO2 que arrojamos a la atmósfera; por eso está en manos de todos nosotros aportar nuestro granito de arena, ya sea como individuo puede reciclar, usar menos el coche o ahorrar energía: por ejemplo una empresa comprando energía limpia o cambiando la iluminación a tecnología LED.

Desde hace unos años, las grandes empresas confían en asesores expertos en materia de gestión energética debido al enorme potencial de ahorro que existe en su empresa. No solo se puede ahorrar en medidas de consumo directo sino que va mas allá, desde nuevas tecnologías e innovaciones, medidas y control de gastos energéticos, nuevos métodos de construcción y aislamiento, etc. Estas medidas de ahorro no solo amortizan el coste del asesor energético sino que genera un ahorro extra para la empresa fijo cada año que puede destinar para otras oportunidades de negocio.

Y no solo las grandes empresas demandan los servicios de asesores energéticos cualificados, sino que las pequeñas y medianas empresas son las más beneficiadas de ese dinero extra que puede suponer el éxito o el fracaso del negocio.

Una óptima gestión energética supone múltiples ventajas y beneficios, que hace que el negocio sea más rentable y sostenible.

Económicos:

  • Ahorro directo desde la primera factura.

  • Ahorro energético en los consumos.

  • Nuevos equipos con mejores tecnologías.

  • Ajustar la potencia contratada y evitar penalizaciones futuras.

  • Reducción del mantenimiento.

Estratégicos:

  • Diferenciación con la competencia.

  • Mejora la imagen de la empresa al tener un menor impacto ambiental.

  • Ejemplo para otras empresas y concienciación con el medio ambiente.

Ambientales:

  • Disminución de las emisiones del CO2.

  • Contribuye al desarrollo sostenible.