12 consejos para convertirte en una empresa sostenible

17 oct 2022
Hacer de tu empresa una que sea sostenible tiene un impacto directo en el medioambiente y también en tu empresa y colaboradores.
12 consejos para convertirte en una empresa sostenible
La responsabilidad social y la preocupación por el medioambiente son puntos que los compradores valoran positivamente. Si tu empresa ofrece una imagen ecofriendly o de compromiso con el medioambiente, eso añadirá un valor extra que tu competencia no tiene.

¿Qué es una empresa sostenible?

Con la preocupación por el cambio climático, el impacto en el medioambiente es cada vez más importante. Tanto empresas como particulares se preocupan por su huella en el planeta. Este compromiso será lo que garantice el bienestar de nuestro planeta. Apostando por el desarrollo sostenible conseguiremos aumentar la productividad, reducir costes y atraer gente nueva.

Los consejos para conseguir una empresa sostenible

Reduce el consumo

Uno de los primeros puntos en la lista de tareas debería ser el reducir nuestro consumo e incluso ser más conscientes de él. Tareas tan sencillas como utilizar iluminación led o controlar la temperatura del aire acondicionado pueden ayudarnos a reducir el consumo.

Regla de las 3 R: reduce, reutiliza y recicla

Aunque parece una tarea difícil, solo es poner unas normas. Reducir el consumo de productos innecesarios, reutilizar todo lo que se pueda y reciclar todo aquello que no pueda usarse de nuevo. Se debe evitar siempre que se pueda el consumo irracional de plásticos, algo que sucede en muchos supermercados.

El coche también cuenta

No solo se trata de que tu empresa sea verde, ¡el transporte también debe serlo! Los coches híbridos y eléctricos van en aumento debido a las futuras prohibiciones de circulación en las ciudades. Ya sea el uso de vehículos privados o promover el uso de transporte público, lo mejor es buscar formas de evitar esta contaminación.
Organizar un sistema para que tus trabajadores se turnen con el transporte es otra solución. Si apuestas por la energía verde, ¿por qué no instalar un punto de carga para coches eléctricos en tu empresa?

Ahorra en papel

¿Sabías que el papel es uno de los mayores gastos de las empresas? Esto apoya a la deforestación, la cual está eliminando el pulmón de nuestro planeta. Apostar por soluciones digitales es la única forma de evitar que nuestros bosques y selvas desaparezcan. Ya sea utilizando ordenadores, tablets o móviles…
¡Incluso existen cuadernos reutilizables, si lo que buscas es una solución para tomar notas! Fabricadas en un material que se puede borrar con un paño, puedes escribir tantas veces como quieras. Muchas incluyen una app para guardar los apuntes en la nube.

Promociona la educación ambiental

Si queremos que todos sean conscientes y tengan en cuenta su impacto en el medioambiente, debemos mostrárselo. Promocionando la educación ambiental conseguimos que nuestros empleados adquieran esa mentalidad. Podemos extender estas formaciones o campañas educativas para promoverlo entre el resto de empresas.

Usa energías limpias

Uno de los primeros objetivos es reducir y eliminar la dependencia al carbón y petróleo que tenemos en la actualidad. La forma más sencilla de apostar por esto es invertir en energías renovables, como el sol o el viento. Montando una instalación solar en tu empresa conseguirás reducir tu consumo, ahorrar y reducir tu huella de carbono.

Ecodiseño

¿Sabías que puedes colaborar con el medioambiente incluso fabricando productos? Se trata de ofrecer productos o servicios que sean sostenibles en todo el proceso, desde su fabricación hasta su uso. Usando materiales reciclables, fuentes de energía limpia y apostando por un bajo consumo, conseguimos generar el mínimo de residuos.

Colaboraciones con entidades

Promueve acciones sociales y ambientales para potenciar tu empresa sostenible. Este simple gesto mejorará tu imagen externa, ofreciendo una mejor visión de tu empresa a los posibles compradores, promoviendo así la sostenibilidad.

Economía circular

Siguiendo la regla de las tres R's, se trata de reducir la compra de nuevos productos para reutilizar los que ya tenemos disponibles. Así, consumimos menos recursos y generamos menos residuos.

Reduce tu impacto en el medioambiente

Somos responsables de todo lo que hacemos, desde la generación de residuos hasta la fabricación de productos. Cualquier tipo de acción es susceptible de dañar el medioambiente. Por eso, debemos ser conscientes y plantear acciones que minimicen nuestro impacto.

Elige a tus proveedores

Es esencial dar prioridad a los proveedores de proximidad, apostando por el KM0. Además, elegir aquellos que se preocupen por el medioambiente tanto como tú añadirá ese extra de empresa sostenible. Esta es la mejor forma de apostar por el comercio justo.

Incentivar a los compradores

Podemos premiar su compromiso con el medioambiente mediante campañas que obsequien por adoptar este comportamiento. Por ejemplo, conseguir un premio a cambio de devolver un número de envases para reciclar.